Nochebuena en Chicago

Siempre que le decía a alguien que no iba a volver a casa por navidades y que iba a celebrar la nochebuena+nochevieja en Chicago, la reacción siempre era la misma: “Oooooooh, ¿que triste, no?” Vamos, como si fuese el fin del mundo. A priori, no me provocaba ningún malestar el hecho de no volver a casa por navidades (me daba una pereza tremenda tener que pegarme el viaje a Bilbao, con el consiguiente cambio de horario, y luego pegarme poco después otro viaje a Chicago, con otro cambio de horario más). Pero debo admitir que, a pesar de que me parecia una decisión acertada, siempre quedaba la duda: “Uhmmm, ¿y si tienen razón y paso unas navidades absolutamente miserables por no haber vuelto a casa?” Afortunadamente, hoy ya se ha despejado por completo esa duda, porque me lo he pasado sencillamente pipa en nochebuena.

Inicialmente el plan era quedar con unas cuantas personas en mi casa, con lo cual me iba a atrever con otro desafío culinario: un pavo de navidad. Sin embargo, el número de asistentes empezó a bajar, así que al final acabamos fusionandonos a otra cena de nochebuena que iba a tener lugar en casa de una chica colombiana que estudia Economicas (en Economicas es donde están la mayoría de los españoles de la Universidad de Chicago). El plan era BYOF: Bring Your Own Food. Así que seguimos adelante con el plan de hacer un pavo, trincharlo en mi casa, y llevarlo a casa de la susodicha. Y como nos pidieron hacer algo autoctono, pues tambien hice un par de tortillas de patata. Y llevé un poco de turrón que tenía en casa. Olé.

Al final nos juntamos 10 personas: un americano (el marido de la colombiana), la colombiana, una india, un mexicano, un argentino, tres israelís (que hablaban en hebreo cada dos por tres), y dos españoles (yo incluido). A pesar de que casi no les conocia (recordad que a esta cena llegué practicamente de rebote), todo el mundo era majisimo e inmediatamente rompimos el hielo.

Había cantidades ingentes de comida de todo tipo, y cenamos muy muy muy a gusto. El pavo parece ser que gustó porque tanto el anfitrión como la anfitriona me pidieron (por separado) la receta de la salsa (“No, ya se la he dado a tu marido”). La tortilla de patata también gustó bastante, aunque los comensales se dividieron claramente entre “los que toman un pinchito por cortesia” y “los que se hartan a comer pinchitos”. Está claro que la tortilla de patata o te chifla o no te mola nada. Y el turrón, curiosamente, casi ni lo tocaron xD

Tras la comida, nos congregamos en el salón para tomar café, charlar, contar anecdotas curiosas, y algo muy americano: alguien sacó una guitarra y se ponian a cantar cada dos por tres. Y no me refiero a villancicos, eh. Cantaban canciones de pop/rock en plan Nirvana, Oasis, etc. Desgraciadamente no sabían tocar canciones ni de los Beatles ni de Queen (las unicas canciones que, dentro de lo que son mis limitadas habilidades musicales, puedo cantar moderadamente bien). Finalmente, pasada la medianoche, algunos se fueron de fiestuki por Chicago, y el resto nos fuimos a casa (yo ya tengo pensado salir de fiestuki en Nochevieja por Chicago, así que esta vez me abstuve).

Bueno, finalmente, un apunte sobre la dimensión gastronómica de este post. Podeis ver fotos del pavo en la galería. He creado una nueva sección en la galería llamada “Triunfos culinarios” donde iré colgando fotos de las recetas no-triviales que consiga dominar. El pavo es realmente bastante sencillo de hacer, sobre todo porque aquí en EEUU es muy dificil conseguir un pavo “a palo seco”; sólo te venden pavos que ya están preparados para meterlos en el horno. Vamos, que es dificil cagarla. Pero, aun así, un pavo sin más queda bastante soso. Para alegrarlo un poco, le pedí a mi madre una receta para una salsa. Apuntad, chicos y chicas, que es una receta muy simple y con ella podeis alegrar vuestros insipidos pavos y pollos. El día anterior a hacer el pavo, cogeis un bol y poneis un kilo de rodajas de melocotón en almibar y una caja de ciruelas secas deshuesadas. Llenais el bol con cognac (o brandy) hasta cubrir los melocotones + ciruelas. Lo dejais macerar durante la noche. Luego, cuando queden aproximadamente 45 minutos para que termine de hacerse el pavo, meteis la mezcla en la bandeja con el pavo (aseguraos de utilizar una bandeja un pelín honda para que quepa todo). Cuando termine de hacerse el pavo, poneis los melocotones + ciruelas en un bol aparte, y la salsa en otro bol. ¡Así de sencillo! La salsa resultante me parece sencillamente espectacular.

En fin, una nochebuena memorable :-) Ahora ya sólo queda nochevieja… Ya os contaré…

6 Responses to “Nochebuena en Chicago”


  • Hola Borja!!

    Solo desearte unas muy felices navidades y año nuevo en los USAs.

    Espero que disfrutes muchísimo a pesar de la lejanía.

    1 saludo,

    Esteban.

  • Que envidia por lo del pavo que viene preparado para ir “from the shop to the oven”. Yo suelo pasarme tres dias metiendole inyecciones intramusculares de vino de oporto con mantequilla derretida. Si le hacen el control de alcoholemia, le meten a la carcel directo al pobre pavo.

  • Espera, espera… ¿Has dicho que… Queen es de lo q puedes cantar moderadamente bien? 0_0 Guau! Casi nada… Yo quiero oírte! :P

    Independientemente de eso… muchas Zorionak Borja ;)! Llegó el Olentzaro hasta allí??

    muxus!

  • Jejeje, ten en cuenta que he dicho que son las unicas canciones que puedo cantar “moderadamente bien” dentro de lo que son mis “limitadas habilidades musicales”. Vamos, que me parece que las canciones de los Beatles y de Queen (y quizás también las de Oingo Boingo) son las únicas que (a base de oirlas una y otra vez) podría cantar sin sonar como un completo payaso (solo un payaso moderado :-D

    El Olentzero no llega hasta aquí (esto esta lleno de bonachones Santa Clauses, jojojo), pero por lo menos me he dado el gustazo de autoregalarme la versión extendida de El Retorno del Rey. De hecho, el día de Navidad (ese día que unicamente sirve para recuperarse de Nochebuena) me lo pasé viendo la versión extendida :-)

  • Me alegro que te lo pasaras tan bien en nochebuena, y espero que te vaya mejor en nochevieja.
    En mi casa este año nos juntamos bastantes, y despues de la comida de Navidad me hicieron tocar algo con la guitarra (con lo timido que soy yo para eso), asi que les toque “Rape me” (bonito titulo para Navidad, eh? XD) de Nirvana y Nothing else matters de Metallica (nunca había visto a gente de más de 45 años escuchando tan atentos una canción heavy, se sale).

    En lo referente a El señor de los anillos… yo ayer hice sesión friki viendo las 3 seguidas con unos amigos (entre ellos Grzegorz), no veais lo cansado que es estar 11 horas viendo la tele :D

    PD: El pavo tiene una pinta deliciosa (que hambre me ha entrado)

  • Bueno… de esa quinta son mis aitas y en los 80 el heavy se escuchaba en las discotecas… qué persona de 45-50 años no conoce “Is this love” de Whitesnake?

    Siempre diré q las heavys son las mejores baladas jamás escritas y tocadas, especialmente el Nothing de Metallica… cómo se sale escucharla en una guitarra española en directo, no me extraña q atendieran :)

    Por cierto q apoyo la moción… el pavo tiene una pinta deliciosa!

Leave a Reply