Monthly Archive for septiembre, 2006

Shortbread cookies (galletas de mantequilla)

Como he comentado en alguna ocasión, en Globus tenemos un MUD que utilizamos para comunicarnos entre todos. Aunque generalmente solo se habla de trabajo, de vez en cuando hay charlas sobre temas menos serios, sobre todo durante el fin de semana. Hoy, una desarrolladora de Globus comentó que su hijo (de diez-y-pico años) estaba haciendo galletas (al parecer, era su “homework” para este fin de semana). Tras numerosas descripciones de lo bien que olia su casa a cuenta de las galletas (y tras unos cuantos desarrolladores de Globus hablando de sus tipos favoritos de galletas), a mi me entró el mono de ponerme a hacer repostería. Sin embargo, era incapaz de hacer las recetas más típicas porque, sencillamente, no tengo huevos.

Para los malpensados que, tras esa ultima frase, han concluido que carezco del suficiente coraje para hacer galletas, me permito clarificar que lo que me faltan son huevos de gallina. Como todas las recetas de reposteria que he probado requieren huevos, pues estaba más bien chungo el tema. Afortunadamente, alguien en el MUD de Globus sugirió que hiciese “shortbread cookies”, que no requieren huevos. Tras mirar la receta en uno de mis libros de cocina, comprobé que esto no son nada más y nada menos que las “galletas de mantequilla” de toda la vida. Son sencillisimas de hacer, y aquí va la receta:

Ingredientes (para ~24 galletas)

  • 170g de mantequilla (dejar unas horas fuera de la nevera para que esté blanda y a temperatura ambiente)
  • 55g de azucar
  • 300g de harina

Instrucciones

  1. Mezclar el azucar y la mantequilla en un bol.
  2. Una vez mezclados, añadir la harina poco a poco y mezclar.
  3. Si, una vez mezclados los ingredientes, la masa se resquebraja, añadir más mantequilla (una o dos cucharadas). Una variación es añadir una cucharada de extracto de limón a la mezcla, para darles un ligero sabor a limón (yo lo hice con la mitad de las galletas, las rectangulares)
  4. En una superficie plana (y limpia) se echa un poco de harina, y se extiende la masa con un rodillo hasta que tenga un grosor de 1cm
  5. Se hacen las formas de las galletas con moldes. Yo no tenía moldes, así que utilicé un vaso (pequeño). Para las galletas rectangulares, utilice un corta-pizzas para hacer unos cortes limpios (se podría utilizar un cuchillo también). Para que las figuras salgan bien, hay que dejar un par de centimetros entre galleta y galleta. La masa restante se vuelve a extender y se repite este paso hasta que no queda masa.
  6. Poner en una bandeja engrasada o con una hoja antiadherente. Dejar en el horno a 175ºC durante 20 minutos.
  7. Una vez hechas, dejar enfriar 10-15 minutos fuera del horno. Se puede espolvorear azucar glasé sobre las galletas para decorar.

Las galletas salen un poco secas, pero así es como tienen que salir. Aun así, son bastante sabrosas, y una buena opción cuando no tenemos ingredientes perecederos (p.ej. huevos o leche) en casa.

Visita-relámpago a Madrid

Tan solo dos meses y medio después de mi última visita a España, me toca volver, aunque esta vez no va a haber tiempo para quedar con gente, relajarse, ni ná de ná. Es un “business trip” hecho y derecho. Una semana en Madrid para asistir al ESAC Grid Workshop ’06, organizado por el ESAC [foto satélite] (un centro de la Agencia Espacial Europea). En concreto, voy invitado a dar una charla sobre virtual workspaces, sobre los que versa mi tesina (y seguramente mi tesis también).

Y, como indica el título, va a ser una visita relámpago (teniendo en cuenta que es un viaje transatlántico). Llego el domingo (1 de octubre) por la mañana, y me marcho el sabado (7 de octubre) por la mañana. Menos mal que, esta vez, el vuelo va directo de Chicago a Madrid (algo especialmente agradable teniendo en cuenta que Londres, mi escala habitual de camino a España, es donde están haciendo los controles de seguridad más fuertes, a cuenta de los atentados frustrados este verano). Una vez en Madrid, aunque la conferencia tiene lugar el jueves y viernes, el resto de días tendré reuniones diversas y, por supuesto, tengo que seguir trabajando en mi tesina…

En fin, que andaré bastante liado. Pero si justo coincide que hay alguien conocido justo esos días en Madrid, pues igual se puede hacer algo. Llevaré el movil “de toda la vida”, así que los que os lo sabeis no dudeis en pegarme un toque.

La nueva ofi

En breve comenzará mi tercer año de doctorado aquí en Chicago, lo que significa que me mueven a un despacho mejor. El primer año, al igual que todos los doctorandos entrantes, tuve que conformarme con un microcubiclo en un despacho compartido con otras cinco personas. El segundo año me dieron un despacho propio en un sotano y pseudo-compartido con otra persona (la otra persona tenía su propio despacho, pero para llegar a su despacho había que pasar por el mío, como si yo fuese la secretaría) . Eso sí, por lo menos tenía una mesa hecha y derecha, archivador, estantería propia, etc. Ahora, ya tengo lo mejor de ambos mundos: un despacho en un segundo piso, espacioso, con ventanas, y compartido con otra persona (pero no en plan “secretaria”). Mola :-)

¡Meneado!

Joder, va a ser que esta es la semana en la que me confluyen todos los eventos interesantes :-P Ultimamente me han llegado una cantidad inusualmente grande de comentarios para el artículo Aberraciones Tipográficas, aunque la mayoría están en el limbo de la moderación (¡gracias WordPress! ;-) Digo “inusualmente grande” porque ese artículo lo escribí hace dos años y medio, y me extraña que lleguen tantos comentarios de golpe. Mirando los logs del servidor, he descubierto el origen de tantas visitas: he sido meneado :-P

Interesante primer día

Pues pensaba que no iba a escribir nada durante la conferencia (GridWorld), pero este día ha resultado ser demasiado interesante como para no contar nada en el blog.

El día ha empezado de manera un tanto monotona, y somnolienta, levantandome a las 7 de la mañana para estar en la sede de la conferencia sobre las 8:30. Vamos, como esas miticas clases de la uni a las 8 de la mañana, en la que no te entraba nada de lo que decía el profesor porque te sobrecogía el sueño. Pues aquí parecido ;-) Las primeras sesiones pasaron sin pena ni gloria: muchos buzzwords, mucha transparencia bonita, y poca chicha. Una de las sesiones fue inesperadamente interesante porque resultaba que la dio Don Becker, uno de los creadores del diseño Beowulf de clusters. La charla era sobre virtualización de clusters, un tema en el que estoy metido. Al final resultó que Becker habló de temas poco relacionados (directamente) con mi trabajo, pero resultó interesante aun así.

Luego, un par de sesiones un tanto aburridillas, y al final del día, un “mini simposio” de herramientas de desarrollo para Globus que organizaba yo. La verdad es que fue como la seda, y las herramientas que presentaron los ponentes que invité resultaron ser im-presionantes. En fin, me quedé bastante aliviado cuando terminó la sesión, aunque todavía me queda otra el viernes…

La sorpresa de verdad llegó cuando Ian Foster dio su charla “State of the Union” (informando sobre el estado de la comunidad Globus). Al final de la charla, anunció que cada año quieren dar unos premios, The Globus Awards, a gente destacada de la comunidad de Globus. Cualquiera puede nominar a alguien, pero sólo pueden votar los committers de Globus (los miembros oficiales de Globus, para entendernos). En fin, este año ha habido cuatro ganadores: Jarek Gawor, Charles Bacon, Christina Williams… y yo :-O En concreto, me han dado el premio a “Best Contribution to Globus Software by a Non-committer” (“Mejor Contribución a Globus por un no-committer”), por mi tutorial de Globus. La verdad es que no me lo esperaba por nada del mundo… primero, porque me imaginaba que esa categoría la ganaría alguien de un proyecto “grande”, como TeraGrid, Condor, etc. (de esos que llevan colaborando con Globus desde hace años y años y años). Y, segundo, porque Jarek Gawor y Charles Bacon son desarrolladores de Globus que, cuando yo empecé en este mundillo, les veias como los putos amos de Globus, y cuando te respondían a un mensaje en la lista de distribución de Globus, te sentías como si hubieses oido la voz del Dios. Es decir, que me cuesta creer que ahora yo sea un co-recipiente de un Globus Award con ellos… (o que pueda hablar con ellos de tú a tú cuando me los encuentro por la conferencia…)

Pues eso. Un día bastante interesante ;-)