Detrás del LHC

Tal y como estaba planificado, hoy se ha realizado la primera prueba del Large Hadron Collider, la mayor máquina construida por el ser humano (con una circumferencia de 27 kilometros). Este gigantesco acelerador de partículas nos ayudará a explorar los misterios de la formación del universo y de la materia que lo compone, incluyendo la posibilidad de confirmar empiricamente la existencia del bosón de Higgs (también llamada “la particula de Dios”)

Nuestro jefe, Ian Foster (el “padre de la grid”), nos ha enviado el siguiente mensaje para recordarnos algo sobre el LHC:

Today the LHC was turned on. The world didn’t come to and end, which is good news.

LHC data will be processed thanks to Globus software (among others). We should all take a moment to pat ourselves on the back.

Como suelo mencionar en mis presentaciones sobre computación grid, las enormes cantidades de datos que produce el LHC sencillamente no pueden procesarse en un único centro de cálculo, y necesitan la potencia combinada de varios centros de cálculo, unidos mediante una grid. El WLCG, la grid que suple las necesidades computacionales del LHC, utiliza varias tecnologías, incluido el middleware grid producido por La Alianza Globus, el grupo con el que colaboro desde hace años y con el que me introduje en el mundillo de la grid. Es decir, cuando el LHC está “encendido” y produciendo cantidades desorbitadas de datos, entre bambalinas esos datos llegan a procesarse gracias al software Globus.

Así que, tal y como sugiere Ian, voy a darme una palmadita en la espalda. Me gustaría pensar que mi tutorial y mi libro sobre Globus han sido un granito de arena (pequeñito, pero un granito no obstante) en el gigantesco esfuerzo de poner en marcha el LHC :-)

FacebookTwitterMeneameDeliciousCompartir/Guardar

7 Responses to “Detrás del LHC”


Leave a Reply