La sequía blogueril

Los seguidores habituales de este blog ya saben que, en los últimos meses, he tenido el blog bastante desatendido (los que habéis llegado aquí buscando una receta de chili con carne, la tenéis aquí). Antes de nada: no, este no es un post en el que anuncio la clausura de BorjaNet (y es que ya he visto a unos cuantos blogs cerrar con dramáticos posts de clausura). Sin embargo, cuando me he sentado a escribir me he dado cuenta de que sobre lo que me apetecía escribir era… sobre lo poco que escribo. Mil millones de rayos y truenos, al final esto va a ser un metapost.

Yo nunca he sido un blogger prolífico, ni de los que tienen la disciplina de escribir algo casi a diario. Pero siempre escribía varios posts al mes, excepto en algún que otro periodo en los que andaba demasiado liado para escribir en el blog. Pero ahora a veces pasa un mes entero entre post y post, y no es porque esté liado. Tengo tiempo de sobra para escribir en el blog. Así que aquí claramente pasa algo. Pensándolo un poco, se me ocurre que es por varias razones:

  • Twitter y Facebook: Una de mis principales motivaciones para escribir un blog es para poder compartir experiencias interesantes con mis amigos, sobre todo los que ahora solo veo una vez al año, y poder interactuar con ellos a través de los comentarios del blog. Si a alguien que no conozco personalmente resulta que le interesan o le divierten mis historias, pues todos ganamos si publico esas historias en un blog, en lugar de guardármelas y solo contarlas cuando veo a mis amigos (pero esas personas que no conozco no son mi principal motivación). Sin embargo, desde que todo pichichi y su abuela esta en Facebook o en Twitter (donde tengo respectivas cuentas), muchas veces me encuentro con que ese objetivo de “contar algo que me ha pasado” e “interactuar con los amigos” ya lo cumplo en esos medios, y sentarme a escribir un post más prosaico acaba dándome pereza.
  • Menos aventuras: Cuando empecé este blog (allá por el 2002) se sucedieron varios eventos importantes en mi vida. Terminé la carrera, empecé a moverme por el mundo de la Grid, iba a congresos de Grid, hice un par de estancias en el CERN, estuve un año de profesor en Deusto, luego me aceptaron en el programa de doctorado de la Universidad de Chicago, me mudé a EEUU, me lancé al mundo de la cienca en EEUU, etc. Todo eso daba mucha cancha, pero en el último año he notado que ya no vivo tantas experiencias interesantes o aventuras como antes. Vamos a ver, todavía las hay… si me invitan a participar en un panel sobre “lo que significa ser un estudiante de color en la universidad” (para los que no me conozcáis, mi tono de piel es blanco pálido tirando a mortecino) o me clasifico para el mundial de programación, pues voy directo al blog para escribir sobre ello. Pero ese tipo de cosas son la excepción… mi vida, en general, es bastante más aburrida de lo que solía ser. Estoy en la recta final de mi tesis doctoral y, aunque a mi me apasione lo que hago, el día a día es francamente poco emocionante.
  • Lo tiquismiquis que me he vuelto: Una de las consecuencias de hacer el doctorado (o, al menos, es lo que me ha pasado a mi) es que te vuelves mucho más riguroso a la hora de escribir o de leer lo que escriben otros. Cuando leo algo, las falacias lógicas y los argumentos mal construidos o no substanciados me saltan a la vista como un texto en Comic Sans rojo parpadeando. He notado que me pasa algo similar al escribir; me incomoda escribir sobre algo si no voy a poder hacerlo de manera bien argumentada y con referencias que apoyen lo que digo. Por lo tanto, muchas veces he estado a punto de sentarme para escribir en el blog sobre algún tema que me interesa (p.ej., “Vaya, voy a escribir sobre como funciona el Tribunal Supremo de EEUU, que es un tanto curioso”), y lo he dejado al darme cuenta que tardaría horas en recopilar referencias, verificar datos que “me suenan” que sobre los que no estoy seguro, etc. Ya sé que en un blog no se exige el mismo rigor que en una publicación científica, pero es una actitud de la cual no consigo desprenderme…

Dicho todo esto, me aventuro a hacer una predicción: todo esto cambiará dentro de un año. Como he dicho antes, estoy en la recta final de la tesis. Si todo va bien, en el verano de 2010 ya seré el Dr. Sotomayor, y pasaré a una nueva etapa de mi vida. No me cabe duda que eso dará juego para muchísimos posts (y el no tener la tesis colgando sobre mi cabeza contribuirá a que tenga más tiempo para otras actividades, como escribir en el blog).

Pero vamos, en cualquier caso, yo seguiré escribiendo. En el intenso último año del doctorado no sé con qué frecuencia podré hacerlo pero espero que, cuando haya pasado la tormenta, aquí sigáis todos para escuchar mis historias, anécdotas, y desvaríos variopintos.

FacebookTwitterMeneameDeliciousCompartir/Guardar

11 Responses to “La sequía blogueril”


  • Eh, que yo no tengo ni FB ni Twitter. Si, lo sé, soy una especie en extinción…. que le vamos a hacer. Seguiremos atentos a la actualización del RSS cuando toque. Y si no, piensa en las cosas dolorosas que te podemos hacer si no metes un post en dos meses…. ¬¬

  • Soy uno de esos lectores que no conoces pero me enganché a tu blog hace ya varios años (ni me acuerdo). No me gusta leer blogs personales pero el tuyo, por las historias que escribes, me resulta interesante. Además tu forma de contarlo también contribuye a que las historias no pierdan interés.

    Está bien eso de facebook o twitter pero no parecen sustitutos del blog, sobretodo para quien le guste escribir, aunque sea de tanto en tanto, el textarea de un nuevo post en el blog tiene algo que no puede conseguir una red social o twitter ¿no? :)

    Aunque todo tiene un fin ¡Espero que el tuyo con respecto a este blog sea dentro de muchos años! Y si no es así te daré las gracias por estos años de posts. Qué coño, ¡Gracias por estos añetes! XD

    Saludos

  • Amigo Borja
    Creo que es permisible ver más a un blog como un cuaderno de notas, como un borrador de futuro trabajo, y que es por lo tanto permisible un margen de impresición o de falta de citas de referencia. No temas aventurar impresiones. Tus comentarios sobre características de la vida en Estados Unidos, por dar un caso, son más que interesantes, y lamentaría ya no encontrarlas. A pesar de que tus entradas ciertamente son muy espaciadas, no por eso pierden valor.

  • Hola Borja,
    ¡Por favor!, tu blog SIEMPRE me resulta interesante, yo observo atentamente los RSS y en cuanto hay novedades las leo.

    Soy otro de esos “dinosaurios” de la informática que reniegan del twitter y del facebook(de hecho me he dado de baja), al final me consumian mucho tiempo (recuerda que voy a tener el segundo retoño) y me aportaban mas bien poco.

    Asi que mi única forma de seguirte es a través de este estupendo blog.
    En cuanto a la rigurosidad…. uff, si vieses mis post verías lo que es poca rigurosidad :-DDDD Venga hombre, esto es algo que, por lo menos yo, no puntuo y su calidad es más que buena.

    Un abrazo y ánimo.

  • Jorge +`Unai: Entiendo lo que decís sobre la rigurosidad pero, en mi caso, es algo casi inconsciente. De hecho, me encanta escribir en modo ‘stream of consciousness‘, pero cuando me quiero sentar a escribir sobre algo ‘serio’, siento el impulso de hacerlo de manera más formal (algo que no me pasaba hace años, cuando cogía cualquier tema y lo escribía con procesamiento mínimo entre lo que pienso y lo que escribo). Me parece que va a ser una cuestión de ser un poco disciplinado en cuanto a no ser disciplinado :-D

  • Borja, yo todavía estoy esperando un post sobre el jaleo de la sanidad pública en los USA. Sin referencias, solamente contando lo que se siente por la calle, con algún enlace a algún grupo de pirados con pancartas tipo: NHS = SS o así :-DDDD

  • txipi: sobre la sanidad pública en EEUU podría escribir volúmenes y es un tema que, si me sigues en Facebook, ya habrás visto que me caldea bastante, sobre todo por la actitud de muchos americanos de no considerar el acceso universal a la sanidad como un derecho fundamental (estos suelen ser los americanos que pueden permitirse un seguro privado, así que corramos un (es)tupido velo). En este caso, mi preocupación no es tanto que no sea capaz de escribir un artículo con rigor, sino la cantidad de improperios y lenguaje soez que acabaría utilizando :-D

  • Camarada!

    Buena reflexión tecnoliteraria. En relación al duelo blog vs. the rest (Twittwr, FB, etc) tan solo apuntarte que, en mi opinión, el blog es el espacio donde realmente se vuelca lo que a uno le interesa (riguroso o no :D).

    El blog es como la trinchera, desde donde lanzas andanadas semánticas. Ni unos inquietantes humanoides gorgojeando ni una dinámica bbdd de datos (a la que tendrán acceso todas las agencias de información americanas) pueden sustituir al gusto por la trinchera.

    Aunque, de vez en cuando, se suelten menos andanadas.

    un saludo desde retaguardialand!
    hc.

    pd. yo tb espero ese post sobre la sanidad ;)

  • Aunque no esté en el período de la tesis, estoy cursando una maestría y escribo monografías todos los semestres. Entiendo tu obsesión por la argumentación académica, pero tal vez mi formación periodística también me permite adecuar el tipo de texto a cada formato (más “flojo” en el blog, si se quiere).

    Pero lo que he descubierto es que no vale la pena quemarse la cabeza con la frecuencia de los posts. Ahora estoy en una etapa en que publico bastante porque veo que el blog va subiendo en el ranking. Pero en ese sentido (zafar de la frecuencia) he encontrado en los sitios de terceros una buena alternativa. Son servicios nuevos (Triond, AssociatedPress) que dan una infraestructura que te permite salir de la preocupación por que el blog tenga material fresco, porque al ser colectivos, sus blogs tienen material fresco todo el tiempo. Y además te pagan.

  • Se te echa de menos, la verdad….

  • Seguiremos fieles al feed esperando, este post solo confirma que te preocupas por lo que escribes y por eso siempre que veo un nuevo post sé que por alguna cosa me interesará :)

    Saludos!

Leave a Reply