Entre pitos y flautas

Madre del amor hermoso, que llevo más de dos meses sin escribir. Aunque, bueno, para los que no se hayan enterado, en los comentarios del post anterior hay diversión garantizada para toda la familia, señora! Nada más divertido que cuando los libremercadistas y los sociatas debaten a ver quién la tiene más grande. La economía, no la polla, ¡malpensados!

La principal razón por la que no he podido bloguear o, más correctamente, la razón por la que no ha pasado nada digno de ser blogueado es que he pasado los últimos meses trabajando sin parar en un “paper” (un artículo cientifico, vamos). Bueno, no, no un paper. El paper. El último paper del doctorado. Lo envié ayer mismo a esta conferencia, a ver si nos lo aceptan. Pero vamos, ahora ya sólo queda escribir la tesis, que puede sonar a mucho, pero en realidad no es más que una recopilación de “Borja’s Greatest Hits” (todos los papers que he escrito, pero en un único documento con una narrativa coherente)

Otra cosa que me ha tenido bastante ocupado: el Mundial de Programación (ICPC 2010 World Finals, para ser más correctos). Como ya comenté anteriormente, soy el entrenador del equipo de programación aquí en la Universidad de Chicago, y en Noviembre nos clasificamos para el mundial. El mundial es la semana que viene, y esta noche el equipo (tres estudiantes) y yo nos vamos al mundial… ¡en China! Van a ser muchas horas en avión (14 horas de Chicago a Seul, 6 horas de espera en Seul, y 2.5 horas de Seul a Harbin) y en Harbin las temperaturas altas van a rondar los -20 grados. Si os preguntáis por qué se les ocurrió organizar el mundial en medio del invierno en el norte de China, es porque coincide con un festival espectacular de esculturas de hielo.

Eso sí, no sé si podré conectarme mucho a Internet desde China y, aunque pueda conectarme, no tendré mucho tiempo para escribir prosa en el blog. Seguramente twitearé bastante así que, si queréis saber como nos va en China, seguidme en @borjasotomayor. Por supuesto, haré cientos de fotos que colgaré cuando vuelva a Chicago.

Y, por lo demás, nada más de momento. Bueno, sí que hay noticias interesantes en el horizonte pero, como siempre, yo no cuento nada hasta que esté todo firmado (con sangre, a ser posible). Con esa nota de suspense os dejo.

FacebookTwitterMeneameDeliciousCompartir/Guardar

0 Responses to “Entre pitos y flautas”


  • No Comments

Leave a Reply